CONSTRUCCIÓN E INMOBILIARIO

La mediación es un método de resolución de controversias en el que las partes con la ayuda de un tercero independiente y neutral, el mediador, intentan por si mismas alcanzar una solución a su conflicto.

MEDARB Soluciones Extrajudiciales ofrece soluciones colaborativas y eficientes en los conflictos que surgen en el sector inmobiliario y de la construcción. Uno de los sectores con más peso y dinámicos de nuestra economía, que tras años de crisis, empieza a repuntar y con ello, inevitablemente los conflictos que surgen en este ámbito.

En MEDARB Soluciones Extrajudiciales estamos convencidos de que la mediación es la herramienta de resolución de conflictos que necesita el sector de la construcción. De hecho, cada vez más nos encontramos con contratos que incorporan cláusulas escalonadas de sumisión a mediación antes de recurrir al arbitraje o a un litigio ( “cláusula medarb” ) y ello en consonancia con la norma de calidad ISO 10003 que anima a las organizaciones a utilizar métodos de resolución de conflictos menos caros y rápidos en comparación a los procesos judiciales, con el fin de mejorar la competitividad e incremento de la satisfacción del cliente.
Los conflictos más frecuentes:

- Defectos constructivos y daños a terceros

- Incumplimiento de contrato, plazos, suministros y garantía

- Responsabilidad Civil profesional

- Desacuerdos en liquidaciones de obra

- Reparación del daño en forma específica o por indemnización

- Distribución de cuota de participación en el daño

“La mediación es la alternativa a la vía judicial que necesita el sector de la construcción para la resolución de sus conflictos”
Conflictos Muiltipartes
En un proyecto de edificación y de promoción inmobiliaria intervienen múltiples agentes (promotor, constructor, arquitecto, técnicos directores de obra, empresas subcontratistas,
Project manager, control de calidad, aseguradoras, ect.) y a mayor cantidad de intervinientes,mayores posibilidades de conflicto y de complejidad.
La mediación multipartes posibilita que todos los intervinientes puedan participar, ser oídos y consensuar las soluciones a cada conflicto.

Importancia del mantenimiento de la relación comercial
Por la especialidad técnica de los agentes que intervienen en el proceso constructivo y tratándose de contratos con plazos de ejecución prolongados, la posibilidad de que la relación entre las partes se rompa es poco eficiente desde el punto de vista empresarial.
El proceso judicial deteriora la relación y dificulta que las partes vuelvan a trabajar juntas de nuevo, por el contrario, la mediación evita la escalada del conflicto, cuida la relación y lo hace posible.

Soluciones judiciales no deseadas
Desde el sector de la construcción se ha venido demandando unos Juzgados especializados.
Son procedimientos que requieren de unos conocimientos técnicos elevados y las respuestas dan los tribunales nos e adecuan a su demandas y necesidades
Los acuerdos adoptados en mediación son adoptados por aquellos a los que afecta el problema, que lo conocen de primera mano y no por un tercero ajeno.

Consumidores y Usuarios
Desde el punto de vista del consumidor la situación no es más halagüeña. La mayor inversión de su vida, puede convertirse en su mayor ruina al verse inmerso en un procedimiento judicial, que merma su bolsillo y energía, y mientras tanto, su problema no se soluciona.
El consumidor reclama soluciones rápidas y eficientes y la vía judicial tampoco es la solución.

Ventajas de la mediación frente a la vía judicial
-Reducción de costes
El procedimiento judicial es considerablemente más caro que un proceso de mediación.

-Rapidez
La duración media de un procedimiento judicial es de un año y medio, frente a 4-8 semanas de un proceso de mediación.

-Gestión del conflicto
Cada vez más empresas incorporan protocolos internos para la resolución de disputas, destacando el ahorro de tiempo y costes y el impacto contable que supone mantener un conflicto en el tiempo cuando se acude a los tribunales.

-Flexibilidad del proceso
Las partes pueden “confeccionar un traje a medida” de sus necesidades, frente a la rigidez de un procedimiento judicial.

-Imagen corporativa y buena reputación
La vía judicial puede repercutir negativamente en la imagen corporativa. Una empresa que tiene como código de conducta resolver sus disputas a través del diálogo, es una empresa socialmente responsable.

-Confidencialidad
Todo lo que se trate en mediación es estrictamente confidencial. Por el contrario, el proceso judicial es público y lo que en él se trate puede transcender a la opinión pública y afectar a la imagen y reputación.

-Elevada tasa de cumplimiento del acuerdo de mediación
Las partes proponen la solución y negocian el acuerdo por lo que el compromiso en su cumplimiento se ve reforzado.